Terapia con Flores de Bach

Las flores de Bach son una terapia complementaria, destinada a apoyar procesos terapéuticos. Comúnmente usadas en casos de insomnio, concentración, baja energía, problemas de aprendizaje. Ideal para complementar terapias en niños. La sesión incluye una fórmula de flores diseñada para cada paciente.

La Terapia con Flores de Bach consiste en una entrevista con el paciente (o con el adulto en casos de niños pequeños)  para determinar el objetivo de la terapia y la manera más rápida para llegar a los resultados, considerando aspectos como el contexto social y familiar, el estado de salud general, el clima emocional y mental del paciente.

Algunas situaciones en las cuales es apropiada la terapia con Flores de Bach son estados de stress, ansiedad, angustia, exámenes finales, falta de concentración, miedo, crisis de pánico, inseguridad, exceso de control, enuresis, alteraciones del sistema nervioso, depresión pre y post parto entre otros.

A su vez, son una terapia complementaria ideal para sobrellevar los efectos emocionales o psicólogicos durante el curso y tratamiento de enfermedades crónicas, por ejemplo cáncer, fatiga crónica, depresión, enfermedades autoinmunes y enfermedades cardiovasculares.

La terapia con Flores de Bach se extiende mientras el paciente lo requiera y depende de cada caso, habitualmente obteniendo resultados entre 3 a 4 sesiones en adultos. En niños se sugiere complementar con sesiones de terapia psicológica o psicopedagógica para casos específicos.

Cada sesión de terapia con Flores de Bach dura aproximadamente 1 hora e incluye la fórmula de flores lista para el paciente. Cada frasco dura entre 2-3 semanas.

Las Flores de Bach no presentan contraindicaciones ni efectos colaterales, y pueden ser administradas junto a otras terapias farmacológicas.

Valor sesión $38.000.